Hipótesis:

La descarga de efluentes de aguas residuales a la bahía de Mazatlán provoca cambios en la estructura de los ecosistemas bentónicos dominados por esponjas ya que esta aumenta el nivel de sólidos suspendidos, la carga de materia orgánica disuelta, y, la turbidez en la columna de agua. De esta manera, la ausencia de turismo provocado por la epidemia SARS-CoV-2, debería traducirse en una reducción de la descarga de la planta El Crestón, lo cual podría redundar en una mejora de la calidad del agua y en un cambio significativo en la estructura de las comunidades. En condiciones anteriores al cese de actividades por la pandemia, las especies por m2 oscilaban a lo largo del año entre 01 y 0.5, la diversidad (índice de Shannon) entre 1.4 y 2, y la morfología estaba representada principalmente por especies incrustantes (Carballo et al., 2008). Si realmente se detecta una disminución en la carga orgánica de la bahía, esperaríamos encontrar niveles de riqueza y de diversidad más altos de los encontrados anteriormente.


Objetivo:

Describir la estructura de las comunidades de esponjas en ausencia de turismo.