Hipótesis:

La presencia de microplásticos en las aguas y las arenas del Estero de Urías y la bahía de Mazatlán se relaciona con las actividades urbanas, industriales (incluyendo las flotas pesqueras y camaronicultura), la agricultura y el turismo locales. Es posible que la reducción de las actividades productivas y cambios de hábitos causados por la pandemia de COVID-19 provoque una disminución en el transporte y, por tanto, en la abundancia de microplásticos primarios y secundarios en las aguas y arenas de la zona.


Objetivo:

Evaluar los cambios en la distribución espacial y temporal de los microplásticos primarios y secundarios en el agua y arenas del Estero de Urías y Bahía de Mazatlán causados por la pandemia de COVID-19.